Redes cableadas: cómo mejorar la velocidad

Llevo años sufriendo el eterno problema de la velocidad de la red y mi casa, que tiene dos plantas y buhardilla, donde tengo mi “centro de operaciones”, no acompaña a que las cosas funcionen mejor.

Cuando nos pusieron internet, me encontré que la conexión telefónica principal llegaba hasta el salón, pues entra desde las zonas comunes hasta el garaje, por debajo de toda la casa ¿? No entiendo cómo se pueden hacer las cosas tan mal en una vivienda de nueva construcción, aunque de esto hace ya algo más de 12 años. Entonces, no llegaba mas que la ADSL y la fibra unos cinco años más tarde… podría escribir un libro con los problemas de las empresas telefónicas, pero eso será en otro momento.

Entonces el router inalámbrico era incapaz de dar señal más allá de la primera planta, donde están las habitaciones, y a la buhardilla, ni llegaba. ¿Solución? Puse unos PLC de la marca Devolo, concretamente un dLAN 200, que era como una especie de switch que se conectaba al router y luego a la red eléctrica, y en la buhardilla tenía un receptor que recibía la señal que se enviaba por el cableado eléctrico y conectaba con un switch para tener señal en los ordenadores.

No estuvo mal mientras duró. De hecho, cambié un Devolo en garantía porque se fundió, y al cabo de un par de años, el otro, fuera de garantía ya, murió.

Como todavía tenía ADSL entonces, puse el router en la Buardilla, pero mantenía el problema inicial cambiado de sitio. Ahora no teníamos internet en el salón y opté por colocar una antena sectorial de mayor potencia. Algo ganó, pero aún así era insuficiente pues producía muchos cortes y con un ordenador abajo era casi imposible ver un vídeo de Youtube sin que se parase veinte veces. Esta no fue la única solución, pue puse repetidores, pero al final, también se perdía velocidad por medio, sin cortar las veces que no conseguía que funcionasen de manera estable.

Finalmente, y como necesitaba una solución, tiré un cable de red RJ45 categoría 6 desde el salón a la Buhardilla. A grandes males, grandes remedios. Y llegó la fibra por fin.

Como en casa no necesitamos grandes necesidades, nos conectaron una red de 150Mb, pero cuando llegó el COVID y el teletrabajo, la cosa cambió, pues somos cuatro en casa, mi mujer y yo tirando de Videoconferencia al igual que mis hijas en sus habitaciones, la red se nos quedaba corta, así que decidimos mirar opciones y resulta que estábamos pagando 5€ más por nuestra línea de 150Mb que por una de 600Mb, así que no le dimos muchas vueltas. Hicimos el cambio.

Aún así, y no me explico por qué, la red en la buhardilla apenas pasaba de los 100Mb en los test de velocidad en el mejor de los casos, por wifi ya ni os cuento. Pero si conectabas al router directamente, se iba a una media de 500Mb. No entendía nada. Cables de categoría 5e, 6 y 7, con switches gigabit, no era normal, y la distancia, tampoco es un problema, que serán ¿10, 15 metros? Tiene que ser otra cosa.

Después de muchas vueltas encontré algo que me dio un poco de luz, pero los precios no son para nada baratos. Se trata de la fibra plástica, de la que el amigo Manuel, de DomoElectra, hace una interesante instalación y prueba en este vídeo:

Pero con un precio que ronda los 200 euros de media, se salía un poco de mi presupuesto, por lo que busqué otra alternativa y la fibra óptica era sin duda, la respuesta. Y así ha sido.

Tras investigar un poco sobre el tema, descubrí unos dispositivos que se venden por separado o en kit, llamados “conversores de medios”. Estos conversores de medios se conectan entre sí con un cable de fibra óptica para transmitir y recibir la señal de la red. He colocado uno en la planta baja, conectado al router con un cable RJ45 de categoría 5e, y en la buhardilla he conectado el otro a la red que tengo instalada y ¡Voilá!

Estoy que no me lo creo, y lo único que se me ocurre es que el cable que compré como categoría 6 sea de vete tú a saber qué categoría y material. Pero ahora ya va todo como un tiro. En la entreplanta, el descansillo de las habitaciones, coloque una antena TP-Link EAP115, que no superaba en ningún momento los 100Mbps y ahora se pone en 300. Todo un éxito.

¿Y quien es el culpable?

Pues os voy a recomendar mi compra sin duda alguna, en el caso de que os encontréis en la misma tesitura que yo. Hay muchas opciones en el mercado pero pensando en que esto era una prueba, me lancé a comprarlos en AliExpress en lugar de hacerlo por Amazon, pero os pondré los enlaces para que tengáis las dos opciones.

El kit de conversores de medios es de la marca Netlink y el modelo, según se anuncia en Amazon es “10/100 / 1000BASE Netlink HTB-GS-03-AB Fibra óptica Media Converter SM

La verdad es que no dicen mucho en la descripción, ni siquiera sobre la alimentación, pues necesitan un alimentador externo de 5V. El precio de este kit en el momento de escribir esta reseña es de 55€.

Como os comentaba, lo adquirí en AliExpress y la URL del producto es esta, y el precio al que lo adquirí en su momento era de 15€… la diferencia es bastante, teniendo en cuenta que el envío no llegó a 2 euros.

Por otro lado está el tema del cable, y aquí es donde podéis encontrar alguna dificultad, pues estos dispositivos tienen diferentes protocolos de conexión y los cables tienen algunas diferencias también. Yo por mi parte adquirí este cable:

Fijaos bien en esto, pues los conversores son de conexión tipo “SC” y estos cables, aunque ponen en muchos “SC”, veréis que uno de los extremos es de color azul. Cercioraos de comprar el cable adecuado, con los dos extremos en color verde.

Así que ya veis, por menos de 30€ he multiplicado la velocidad de mi red x6 y ahora, sólo me queda subir el cable desde el salón a la buhardilla… este no lo puedo cortar como el cable de red y tengo que tener mucho cuidado de pasarlo sin darle tirones y por supuesto, que no se deforme… pero esta será otra historia.