Programar puntos de restauración diarios en Windows 10

Hoy hablaremos de los puntos de restauración del Sistema Operativo, que por defecto en Windows 10, vienen desactivados, al menos en la versión Empresarial.

Estos puntos de restauración son importantes de cara a posibles fallos tras la instalación de una aplicación o una actualización del propio Windows, de manera que podemos revertir el sistema a un estado anterior, evitando así los problemas que pudieran surgir. Además, en caso de que el sistema no consiga arrancar, estos puntos de restauración son accesibles desde el arranque de reparación o seguro, por lo que es interesante que tengamos opciones para poder solucionar un posible problema.

Lo primero que debemos hacer es activar la protección del sistema. Para ello pulsaremos las teclas Windows+Pausa, y se abrirá la ventana de Sistema.

Posteriormente, pulsaremos en la opción Configuración avanzada del sistema, donde se nos abrirá una nueva ventana de opciones. Pulsaremos en la pestaña Protección del sistema y veremos que la unidad (C:) tiene la protección desactivada. Para activarla pulsamos en el botón Configurar.

En la nueva ventana lo primero que haremos será activar la protección del sistema y posteriormente, pondremos un tamaño para las copias de restauración. Cuanto mayor espacio pongamos, más copias se podrán guardar, pero generalmente con poner entre un 7% y un 10% es suficiente.

Con esto, el sistema operativo lanzará un punto de restauración, generalmente, cuando haya un cambio significativo, es decir, una instalación que requiera reinicio y cambie archivos que puedan ser críticos para el sistema.

Pero nosotros iremos un poco más lejos. Vamos a programar un punto de restauración que se realice cada vez que el equipo se ponga en marcha, incluso si el usuario no se ha logado aún. Para ello, abriremos el registro pulsando inicio o las teclas Windows+R y escribiendo regedit. Se abrirá el editor de registro y buscaremos la clave \HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\Windows NT\CurrentVersion\SystemRestore.

Crearemos una nueva clave DWORD (32 bits) con el nombre SystemRestorePointCreationFrequency y el valor lo dejaremos en “0” Hexadecimal.

Es importante que el nombre de la clave sea 
SystemRestorePointCreationFrequency

Hecho esto, cerraremos el editor de registro y crearemos una tarea programada, para indicar al sistema que debe realizar la copia cada vez que el equipo se inicie. Para ello, pulsaremos el botón Inicio y escribiremos Programador de tareas, que se abrirá en una nueva ventana.

Una vez ahí, nos dirigiremos pulsando en las carpetas de la izquierda a Biblioteca del Programador de tareas/Microsoft y crearemos la nueva tarea pulsando con el botón derecho del ratón.

Le pondremos un nombre adecuado a la ocasión, por ejemplo AutoRestorePoint, y marcaremos la opción Ejecutar tanto si el usuario inició sesión como si no. De esta manera conseguiremos que se ejecute siempre, aunque no se haya logado el usuario. Marcaremos también la casilla Ejecutar con los privilegios más altos, para que no haya problemas administrativos.

Seguidamente, pulsamos en la pestaña Desencadenadores y creamos una nueva entrada, en la que elegiremos la opción Al iniciar el sistema, para indicar a Windows cuando debe ejecutar esta tarea.

Pulsamos posteriormente en la pestaña Acciones y crearemos una nueva acción. En este caso, vamos a ejecutar un comando a través de PowerShell que indicará al sistema que debe realizar un punto de restauración y lo llamará de una determinada forma, para que pueda ser identificado por nosotros. Para ello, seleccionaremos la acción Iniciar un programa y le indicaremos que será powershell.exe. Además le aplicaremos este argumento para realizar el punto de restauración:

-ExecutionPolicy Bypass -Command “Checkpoint-Computer -Description \”My Restore Point Startup\” -RestorePointType \”MODIFY_SETTINGS\””

Lo copiamos y pegamos en la casilla correspondiente tal cual, o modificando el texto My Restore Point Startup por el que mejor nos parezca, pues así se llamará el punto de restauración cuando se cree.

Después de esto, pulsamos en la pestaña Condiciones, donde desmarcaremos las opciones de energía, haciendo que el punto de restauración se realice, en caso de un ordenador portátil, aunque no esté conectado a la red eléctrica.

Y con esto casi hemos terminado. Pulsamos en guardar, el sistema nos pedirá las credenciales del usuario y se creará la nueva tarea.

Ya sólo nos queda saber si esto que hemos hecho funciona de manera correcta, para lo cual, reiniciaremos la máquina. Una vez que haya arrancado, iremos al apartado de protección del sistema, (recordamos: teclas Windows+Pausa –> Configuración avanzada del sistema –> Protección del sistema), y pulsamos sobre el botón Restaurar sistema… ¡Ojo! Puede que la primera vez, tu equipo tarde un poco en crear el punto de restauración. Dale un poco de tiempo.

Con esto tenemos asegurado el sistema tal y como ha iniciado antes de ponernos a realizar cambios, instalaciones o modificaciones.